JUSTICIA SOCIAL CON LIBERTAD:

 

- En cuanto a la Justicia Social.- Desde una perspectiva de justicia social, las relaciones económicas entre los distintos grupos humanos y personas, deberían empujar la organización de la sociedad en arreglo al principio de la “fraternidad”, y por tanto, basarse en criterios equitativos. Esto supone una distribución de los bienes de modo que todos los miembros de la sociedad tengan acceso a ellos y satisfagan sus necesidades. Esto, implica partir del principio de que los bienes y servicios se producen con el trabajo de todos y que, por tanto, no deben ir a parar a las manos de unos pocos.

 

El criterio de Justicia Social nació en el curso de la primera revolución industrial, ante el trato inmisericorde del que fueron víctimas los obreros y sus familias en las nacientes instalaciones industriales. Se vio la necesidad de establecer relaciones de justicia en las tareas de la producción y en la organización social. Nació así el concepto de justicia social y la satisfacción de sus necesidades se volvió un derecho de los trabajadores.

 

Es menester reconocer que el ser humano, por naturaleza, tiende al egoísmo, que es el resultado de la codicia. A partir de este reconocimiento, el Estado se encuentra obligado a generar leyes y ejercer la autoridad pública, para que fuerce a toda persona a considerar el interés de los demás, La Justicia Social, por consiguiente, es un valor que debe ser forjado por la ley y respaldado por la autoridad pública. El bien común, la fraternidad, equidad y libertad, deberían por consiguiente, ser los principios prevalecientes en toda persona que tenga el poder de gobernar y guiar las instituciones políticas y sociales de un País.

 

"La democracia es hija del eterno oriente y debemos reconocerla como

nuestra. A nosotros nos corresponde educar a esa niña en la sabiduría, la

fortaleza y la belleza”.

 

En la economía globalizada y en la sociedad del conocimiento del siglo XXI, la disparidad en las oportunidades y en el ingreso se profundiza ya que en el mundo competitivo de las empresas busca disminuir los costos e incrementar las ganancias; por consiguiente, las empresas lanzan a la calle a miles de trabajadores y se establecen dispositivos para concentrar la riqueza. En una población mundial heterogénea y mayoritariamente pobre, es imposible producir efectos justos, la globalización no puede más que profundizar la injusticia social a despecho del avance científico y tecnológico y del incremento cuantitativo de la producción.

 

- En Cuanto a la Libertad.- La libertad es el derecho de todos los hombres y mujeres, en tantos seres humanos por naturaleza, a disponer de su persona y de sus bienes en forma que consideren conveniente. Para Juan Jacobo Rousseau la libertad moral solo puede darse en el estado de sociedad, es decir, dentro de la organización social a la que llegan los hombres para evitar el permanente estado de confrontación de todos contra todos.

 

Este concepto se consagro en la declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano aprobada en Francia el 26 de agosto de 1789, “la libertad consiste en poder hacer todo lo que no dañe a otro”, de modo que, “el ejercicio del derecho natural de cada hombre no tiene más limitantes que aquellos que aseguran a los demás miembros de la sociedad el goce de los mismos derechos”.